7 - El Gólgota

Puntos de vista : 467

Descripción

Resulta duro observar esta representación de la crucifixión de Jesús. No obstante, ¿por qué sería que los cristianos se concentran obstinadamente en este cruel acontecimiento? Mucha gente desea recordar a Jesús como un hombre bueno, incluso un gran profeta, pero categóricamente niegan la crucifixión. El negar la crucifixión de Jesús le resta importancia a la misericordiosa obra de Dios para toda la humanidad. Con la crucifixión de Jesús, junto con Cristo, en la Cruz muere también la pecaminosa naturaleza humana. Dios determina que nada bueno puede venir en resultado de la pecaminosa naturaleza humana. Él considera que el pecado es un fenómeno carente de sentido, extraordinariamente vicioso, pronuncia Su veredicto contra el mismo y lo clava en la Cruz junto a Cristo. Con el acto doloroso de la crucifixión, Dios mata la naturaleza pecaminosa de aquellos, que se han arrepentido de sus pecados y han creído en Jesucristo. El Apóstol Pablo les escribe a los romanos, 6:6, que los cristianos creyentes han sido “crucificados con él". Más adelante él les dice a los romanos, 6:11: “ Ahora bien, si hemos muerto con Cristo, nosotros creemos que también viviremos con Jesucristo.” Esta fe les parece estúpida a la gente. No obstante, este terrible acontecimiento conduce a la mayor bendición para la humanidad, y logra lo que la sabiduría humana no ha logrado alcanzar – la liberación del hombre de las cadenas del pecado..

Videos relacionados