2 - El Bautismo de Jesús

Puntos de vista : 480

Descripción

El Bautismo une a los creyentes en el cristianismo con los fundamentos de su fe y el acontecimiento central en la historia de la humanidad – la muerte de Jesús en la Cruz por nuestros pecados. Cuando el Profeta Juan Bautista estaba bautizando a Jesús, una voz del firmamento habló: “Tú eres Mi Hijo Bienamado; en Ti está Mi benevolencia.” Juan Bautista predicaba el Bautismo como una penitencia para la indulgencia de los pecados. Mucha gente acudía para escuchar las prédicas de Juan, para confesar sus pecados, para arrepentirse y para recibir el bautismo. Juan les decía: “Viene Aquel, Quien es más fuerte que yo, a Quien no soy digno de desatar la correa de Sus sandalias. Yo les estoy bautizando con agua, mas Él les va a bautizar con el Espíritu Santo.” Por ello, cuando Juan bautizó a Jesús en el río, mientras Él salía del agua, el firmamento se abrió y la voz de Dios dijo: “Tú eres Mi Hijo bienamado; contigo está Mi benevolencia.” El Espíritu Santo descendido sobre Él en forma corporal, como una paloma y se posó sobre Jesús, haciendo que se cumpliera la profecía de Isaías (el Evangelio de Isaías 11:2; 42:1). Al día siguiente, cuando Juan Bautista vio acercársele a Jesús, él exclamó: “Vean, el Cordero de Dios, El Que quita el pecado del mundo” (el Evangelio de Juan 1:29). Después Juan Bautista testimonia lo siguiente: “Vi cómo El Espíritu Santo descendió sobre Él en forma corporal, como una paloma y se quedó en Su Hombro. No le reconocí, salvo que aquel quien me envió para bautizar con agua, me dijo, “El hombre sobre quien descenderá el Espíritu Santo y se quedará en su hombro, es aquel quien bautizará con el Espíritu Santo.” Le vi y estoy testimoniando de que éste es el Hijo de Dios” (el Evangelio de Juan 1:33-34).

Videos relacionados