4 - La parábola del sembrador

Puntos de vista : 395

Descripción

Cuando el campesino sale al campo para regar sus valiosas semillas, lo primero que hace él es cerciorarse de que el suelo está listo para acogerlas, para dar una rica cosecha. En esta parábola, contada por Jesús, tal parece como si el Sembrador está echando generosamente las semillas sobre cualquier tipo de tierras: sobre una piedra, entre cardos, junto a caminos con mucho tráfico, mientras que otras, en buena tierra. El Sembrador no puede desconocer que no todas las semillitas germinarían, algunas se quedarían sin dar frutos. He aquí lo que dice Él. Primero debemos reconocer al sembrador y las semillas. Puesto que Jesús está relatando la parábola, evidente al decir Sembrador Él se tiene en mente a sí mismo. La semilla es la palabra de DIOS. ¿Y qué representan los cuatro tipos de tierra? La parábola apunta hacia nuestra vida, nuestra caridad, nuestros corazones. Entonces vamos a preguntarnos … ¿es que el Sembrador está desperdiciando Sus semillas, esparciéndolas sin orden ni sentido? Jesús el Sembrador opina otra cosa. Él está convencido que algunas de sus semillas caerán en un buen suelo y he aquí lo que sucede. Queda recompensado cien veces más. Hé aquí lo que nos trae a la mente esta parábola. ¿Cómo preparar mi vida, mi esencia humana, mi corazón, para recibir la semilla de Dios? Parece que de nosotros mismos depende abrir nuestros corazones para acoger la semilla de Dios, la que nos ha sido donada por Dios a través de Su Hijo Jesús.

Videos relacionados