Resumen de la historia

La Natividad de Jesús1 - La Natividad de Jesús

Cuándo fue la última vez que sintió admiración? ¿Cuándo fue la última vez cuando se tropezó con algo tan sorprendente, que le hizo quedarse como petrificado y simplemente le dejó admirándose? Entonces son dos cosas las que ocurren. Primero, uno deja de hacer aquello de lo que se estaba ocupando en el momento, y luego se entrega a la admiración. En la noche de Navidad, los ángeles en los cielos y la gente en la tierra dejaron de hacer aquello de lo que se estaban ocupando en el momento, y todos juntos se quedaron inmóviles y silenciosos, llenos de veneración. El ángel les dijo, “No teman, porque, miren, les anuncio una gran alegría, la que será para todas las personas, les traigo la buena nueva de una gran alegría para todas las personas. Porque hoy les ha nacido en la ciudad de David un Salvador, el cual es Nuestro Señor Jesucristo.” Los inicios de la trayectoria en la tierra de Jesús vienen marcados por tal milagro, porque esa era la siguiente etapa del camino de Jesús, quien era no sencillamente un gran maestro o un profeta. Jesús fue el único quien ha vivido sin pecado. Él fue a la vez completamente un hombre, y completamente Dios. Dios podría anunciar el nacimiento de Jesús en un palacio real, mas ha enviado a los ángeles donde los pastores.
 Qué opina, por qué Dios decidió confiar el Comienzo a una mujer modesta, como lo es María y a unos pastores sencillos? Le asombra esto?

ver el vídeo


El Bautismo de Jesús2 - El Bautismo de Jesús

El Bautismo une a los creyentes en el cristianismo con los fundamentos de su fe y el acontecimiento central en la historia de la humanidad – la muerte de Jesús en la Cruz por nuestros pecados. Cuando el Profeta Juan Bautista estaba bautizando a Jesús, una voz del firmamento habló: “Tú eres Mi Hijo Bienamado; en Ti está Mi benevolencia.” Juan Bautista predicaba el Bautismo como una penitencia para la indulgencia de los pecados. Mucha gente acudía para escuchar las prédicas de Juan, para confesar sus pecados, para arrepentirse y para recibir el bautismo.
 Juan les decía: “Viene Aquel, Quien es más fuerte que yo, a Quien no soy digno de desatar la correa de Sus sandalias. Yo les estoy bautizando con agua, mas Él les va a bautizar con el Espíritu Santo.” Por ello, cuando Juan bautizó a Jesús en el río, mientras Él salía del agua, el firmamento se abrió y la voz de Dios dijo: “Tú eres Mi Hijo bienamado; contigo está Mi benevolencia.” El Espíritu Santo descendido sobre Él en forma corporal, como una paloma y se posó sobre Jesús, haciendo que se cumpliera la profecía de Isaías (el Evangelio de Isaías 11:2; 42:1). Al día siguiente, cuando Juan Bautista vio acercársele a Jesús, él exclamó: “Vean, el Cordero de Dios, El Que quita el pecado del mundo” (el Evangelio de Juan 1:29). Después Juan Bautista testimonia lo siguiente: “Vi cómo El Espíritu Santo descendió sobre Él en forma corporal, como una paloma y se quedó en Su Hombro. No le reconocí, salvo que aquel quien me envió para bautizar con agua, me dijo, “El hombre sobre quien descenderá el Espíritu Santo y se quedará en su hombro, es aquel quien bautizará con el Espíritu Santo.” Le vi y estoy testimoniando de que éste es el Hijo de Dios” (el Evangelio de Juan 1:33-34).

ver el vídeo


La mujer en el pozo 3 - La mujer en el pozo

El camino más corto desde Judea a Galilea pasaba por Samaria. La mayoría de los judíos evitaban pasar por Samaria porque no les gustaban los samaritanos. En su camino Jesús y Sus discípulos llegaron a una ciudad llamada Sicar, cerca de la cual vivía Jacob y había dado una parcela a su hijo José. Allí se encontraba también el pozo de Jacob. Jesús estaba cansado del camino y cerca del mediodía se sentó junto al pozo para descansar. Cuando una samaritana llegó para sacar agua del pozo, ella pasó con el agua al lado de Jesús. Él le preguntó “Me darías de beber?” La mujer, quedando estupefacta, le dijo, “Tú eres un judío y yo soy samaritana. Cómo es que puedes pedirme a mí que te dé de beber?” Jesús le respondió: “Si supieras del Don de Dios y quién es el que te pide que le des de beber, tú le pedirías a él y Él te daría Agua Viva.”
 Qué era lo que tenía en mente Jesús diciendo “Agua Viva”?
 Más adelante la discusión pasó de la vida personal de la mujer a los asuntos del servicio eclesiástico. Jesús manifiesta, “Créeme, mujer, está viniendo el tiempo cuando no has de rezar ni en este monte, ni en Jerusalén. Ustedes, los samaritanos, no saben a quien están deificando, mientras que nosotros sabemos qué estamos deificando. La salvación viene de los judíos. No obstante, está llegando un tiempo cuando los verdaderos creyentes le rezarán al Padre con espíritu y verdad. Son tales los creyentes que desea el Padre.” La mujer le respondió: “Sé que va a venir el Mesías (el Ungido de Dios). Cuando llegue Él nos lo anunciará todo.” Entonces Jesús manifestó: “Yo soy el Mesías.”
 Qué era lo que tenía en mente Jesús diciendo que los creyentes verdaderos están deificando a Dios con espíritu y verdad?

ver el vídeo


La parábola del sembrador 4 - La parábola del sembrador

 

Cuando el campesino sale al campo para regar sus valiosas semillas, lo primero que hace él es cerciorarse de que el suelo está listo para acogerlas, para dar una rica cosecha. En esta parábola, contada por Jesús, tal parece como si el Sembrador está echando generosamente las semillas sobre cualquier tipo de tierras: sobre una piedra, entre cardos, junto a caminos con mucho tráfico, mientras que otras, en buena tierra. El Sembrador no puede desconocer que no todas las semillitas germinarían, algunas se quedarían sin dar frutos. He aquí lo que dice Él. Primero debemos reconocer al sembrador y las semillas. Puesto que Jesús está relatando la parábola, evidente al decir Sembrador Él se tiene en mente a sí mismo. La semilla es la palabra de DIOS. Y qué representan los cuatro tipos de tierra? La parábola apunta hacia nuestra vida, nuestra caridad, nuestros corazones.
 
 Entonces vamos a preguntarnos … es que el Sembrador está desperdiciando Sus semillas, esparciéndolas sin orden ni sentido? Jesús el Sembrador opina otra cosa. Él está convencido que algunas de sus semillas caerán en un buen suelo y he aquí lo que sucede. Queda recompensado cien veces más.
 
 Hé aquí lo que nos trae a la mente esta parábola. Cómo preparar mi vida, mi esencia humana, mi corazón, para recibir la semilla de Dios? Parece que de nosotros mismos depende abrir nuestros corazones para acoger la semilla de Dios, la que nos ha sido donada por Dios a través de Su Hijo Jesús.

ver el vídeo


La parábola del buen samaritano 5 - La parábola del buen samaritano

Quién es mi prójimo? La respuesta de esta pregunta parece obvia para todos nosotros. Nuestro vecino, la gente de la comunidad, nuestros correligionarios políticos, en la ciudad, en nuestro país. Si encontramos a alguien a la vera del camino, saqueado, y en él reconocemos a nuestro prójimo, nosotros podemos incluso ayudarle.
 Jesús, no obstante, nos pinta una imagen bien diferente del prójimo. Si se atreve a leer la parábola, cinco hechos le darán una buena base para razonar.

1 – El buen samaritano ha sentido compasión y le ha seguido en la obra.
2 – A pesar de haber sido despreciado por los compatriotas del hombre apaleado, el buen samaritano ha ignorado los prejuicios.
3 – El buen samaritano ha pagado los gastos por el restablecimiento del hombre apaleado de su propio bolsillo, sin cualquier esperanza de que su dinero le fuera devuelto en algún momento.
4 – El buen samaritano gozaba de buen renombre, el propietario de la hostería tuvo confianza de él y le siguió en su deseo.
5 – El buen samaritano era muy generoso y probablemente los cuidados por el hombre apaleado, mientras se estaba reponiendo, le pusieron en serias dificultades financieras.
 Jesucristo terminó de contar su parábola y el hombre de la ley se quedó pasmado, dándose cuenta de que nunca sería capaz de pasar esta prueba.
 Y nosotros, es que podríamos? Con la ayuda de Dios yo sí podría.

.ver el vídeo


La Oración del Señor 6 - La Oración del Señor

Es que le había ocurrido que le colmarían las responsabilidades de la vida y que le arrastraría un montón de preocupaciones, dolores y aflicciones humanas? Es que realmente el Universo repararía en la minúscula motita, que somos, en medio del enorme sistema de la creación? Nosotros perecemos tan insignificantes, una racha del viento, un soplo y desapareceríamos. Cuál será el propósito de Dios en todo esto? Es que somos importantes para Él? Jesús dice que sí somos importantes. Jesús nos enseña a orar a Dios у como dirigirnos a Él. Y lo que es lo más precioso, Él nos enseña a dirigirnos a Dios como a nuestro padre … PADRE. Que Él está a nuestro lado con cada porción de aire, que aspiramos. Que es de Él el Reino, que Él quiere hacernos parte de él y de hacernos parte de Sus planes para Su creación. Jesús les ha enseñado a sus doce discípulos a orar, ha cambiado sus vidas y podría cambiar también las nuestras.

ver el vídeo


El Gólgota 7 - El Gólgota

Resulta duro observar esta representación de la crucifixión de Jesús. No obstante, por qué sería que los cristianos se concentran obstinadamente en este cruel acontecimiento? Mucha gente desea recordar a Jesús como un hombre bueno, incluso un gran profeta, pero categóricamente niegan la crucifixión. El negar la crucifixión de Jesús le resta importancia a la misericordiosa obra de Dios para toda la humanidad. Con la crucifixión de Jesús, junto con Cristo, en la Cruz muere también la pecaminosa naturaleza humana. Dios determina que nada bueno puede venir en resultado de la pecaminosa naturaleza humana. Él considera que el pecado es un fenómeno carente de sentido, extraordinariamente vicioso, pronuncia Su veredicto contra el mismo y lo clava en la Cruz junto a Cristo. Con el acto doloroso de la crucifixión, Dios mata la naturaleza pecaminosa de aquellos, que se han arrepentido de sus pecados y han creído en Jesucristo. El Apóstol Pablo les escribe a los romanos, 6:6, que los cristianos creyentes han sido “crucificados con él". Más adelante él les dice a los romanos, 6:11: “ Ahora bien, si hemos muerto con Cristo, nosotros creemos que también viviremos con Jesucristo.” Esta fe les parece estúpida a la gente. No obstante, este terrible acontecimiento conduce a la mayor bendición para la humanidad, y logra lo que la sabiduría humana no ha logrado alcanzar – la liberación del hombre de las cadenas del pecado.

ver el vídeo


Jesús resucita de entre los muertos 8 - Jesús resucita de entre los muertos

La historia no ha terminado jamás con la crucifixión. En la realidad, en muchos sentidos, es apenas entonces cuando comienza. Cuando Jesús se apareció ante los discípulos en la sala, Él apaciguó sus miedos, les deseó paz, luego de lo cual empezó a demostrarles cómo cumplía con las promesas de Dios del antiguo Testamento. Vean el Evangelio de Lucas, 24:44. Jesús se identifica claramente como aquel que cumpliría con las promesas de Dios del antiguo Testamento. Más tarde, el Apóstol Pablo ha de resumir la buena nueva con las palabras "que Él fue enterrado y que el tercer día resucitó, según las Escrituras" (La Epístola a los Corintios 14:4). Es vana la creencia de los cristianos de que si Cristo no resucita de entre los muertos, ninguno de los Evangelios tendría sentido, si aquel, el que se ha muerto para redimir los pecados de la humanidad, no resucitara de nuevo. Todas las dudas, que han surgido en los discípulos al producirse la muerte de Jesús, desaparecen en el momento cuando el ángel le dijo a la mujer junto a la tumba: "Por qué estás buscando al vivo entre los muertos? Él no está aquí, porque ha resucitado" (el Evangelio de Lucas 24:5-6).
 Cree Usted en la muerte de Jesucristo en aras de su salvación, la cual consiste en la redención del pecado y sus consecuencias?
 Cree Usted que Jesús es aquel que afirma ser?

ver el vídeo